Hablan los que escriben. Hoy responde: Pablo Plotkin

r
por Walter Lezcano

Hay periodistas que sólo hacen su trabajo como quien va al banco y cambia monedas a los clientes. Esa gente no es relevante, pasan sin dejar huella. Después están los tipos como Pablo Plotkin que trazan en la hoja una historia, o cuentan un destino o retratan un momento y cuando uno posa sus ojos ahí sale diferente a como era antes. Algo te dejan leer esas oraciones. Siempre.
Yo lo descubrí en las páginas de una revista de rock o cultura joven, no importa como quieran llamarla, prestigiosa: Rolling Stone.
Ahora, la cuestión es que la buena prosa puede revelarse en cualquier soporte y el rótulo de escritor no es importante sino que es mejor pensar en las escrituras, una concepción más sutil e interesante. Estamos hablando de poder ver que hay gente que tiene un estilo que puede ser una puerta a un lugar diferente al que uno se halla en el momento de leer.

Plotkin no solo mete el torno en Rolling Stone, sino también que es autor de un cuento tremendo, de esos que uno relee cada tanto para disfrutar y ver si puede robarle algo de su contundencia, llamado La mañana del robot. Ese texto levanta la cabeza y ser corta solo en una antología dispar, como todas (eso no es ningún sacrilegio).


Aparte de sacarle punta al lápiz y escribir, el tipo también pinta. Y muuuy bien. Miren si no:








Asi que tiene muñeca para varias cosas muy difíciles de llevar adelante como es trabajar en la construcción de belleza. Hay que prestarle atención a ese tipo de cosas. Ayudan a reconciliarte con la vida, porque eso ocurre cuando se leen cosas copadas como las que escribe Plotkin.


Hoy responde Pablo Plotkin:

1-¿Cuál fue el primer libro que leíste?
Probablemente uno de “Elige tu propia aventura” en el que se corría una carrera de autos. En la tapa había un collage de dibujos en el que se mezclaban un paisaje africano tipo Dakar (cebras y demás), una bandera a cuadros y el piloto que protagonizaba la historia.


2-¿Cuál fue el primer libro que compraste?
La primera compra de librería que recuerdo (con mi viejo) fueron dos ediciones de bolsillo: “Colmillo blanco” de Jack London y “Sin novedad en el frente” de Erich Maria Remarque. En el momento no terminé ninguno de los dos. También anduvo por ahí cerca “Socorro”, de Elsa Bornemann, una antología de relatos de miedo preadolescente que incluía un prólogo escrito por Frankenstein.


3-¿Cuál fue el primer libro que robaste? :
No recuerdo haber robado ningún libro. La única vez que lo intenté fue en una megalibrería de España (Fnac) y me interceptó la encargada de seguridad en la puerta. Nunca más.

4-¿Cuál fue el primer libro que influyó en vos de alguna manera?
Probablemente las viejas novelas de Stephen King (“Cementerio de animales”, “La hora del vampiro”, “La zona muerta”), y también las “Crónicas marcianas” de Ray Bradbury.

5-¿Qué necesitás para ponerte a escribir?
Tiempo. Sólo un poco. Con cuarenta minutos me arreglo para sacar unos cuantos párrafos. Pero a veces me cuesta encontrarlos. Y voluntad, que es el músculo más difícil de ejercitar.

6-¿Qué fue lo primero que escribiste?:
El otro día, vía Facebook, una compañera de la primaria me recordaba un cuento que yo había escrito en clase sobre un rosal que crecía para abajo. Parece que era un poco escabroso (no me extraña), aunque la verdad es que no lo recuerdo.

7-¿Qué fue lo primero que publicaste? ¿Cómo lo ves ahora?
Lo primero que publiqué, por fuera de lo periodístico, es un cuento que se llama “Mamá Rosa” y está en la antología “In fraganti”. Es una recreación libre de un caso tremendo que pasó en la Patagonia, donde una mujer tuvo a su hija muerta durante varios años (momificada) en la cama de su rancho. Desde el tiempo en que salió no volví a leerlo, pero creo que está bien. Es demasiado turbio, mi vieja apenas si pudo leerlo, pero bueno, por algún lado tiene que drenar la podredumbre.

8-¿Qué estás escribiendo en este momento?:
Prácticamente nada. Me estoy dedicando más a pintar, y a criar a mi segunda hija que apenas tiene seis meses. Tengo varios cuentos terminados y algunos que voy retomando desordendamente. En general están cruzados por algún tipo de situación extraña, entre onírica y tenebrosa o simplemente absurda.

9-Un libro imperdible
Uf, tantos… “Los siete locos” de Roberto Arlt.

10-Una definición de escritor
Alguien que se sienta y escribe. Alguien que agarra una hoja en blanco y la va llenando de letras. Tiene que ejercitar esta tarea con cierta frecuencia y disciplina para terminar dándole sentido a eso que escribe. Se pueden logran distintos niveles de emoción o elocuencia, pero casi todo depende de la voluntad. Las ideas, la aventura y la imaginación son universales.

Gracias, Pablo

2 comentarios: